nebulaSUITENotas de PrensaVíntegrisvintegrisTECH

El Economista: Facundo Rojo, fundador y consejero delegado de Víntegris.

By 11 marzo, 2019 No Comments
ElEconomista, entrevista a Facundo Rojo, CEO de Víntegris

El Economista / Éxito empresarial / Febrero 2019

Cuando Facundo Rojo empezó a interesarse por la seguridad digital, antes del año 2000, todavía no había “mucho mercado” para este sector, tal y como Rojo afirma. Propuso crear un departamento de seguridad en la empresa donde trabajaba en aquel entonces, pero le hicieron caso “de aquella manera”. Así que Rojo decidió “montarlo por su cuenta”. Nos remontamos al año 2003, y el objetivo de Rojo era ser una empresa de seguridad informática profesional, que entonces no abundaban. Rojo tenía experiencia como vendedor y como técnico, así que, para su empresa, quiso combinar ambos factores. De esta forma nació Víntegris en el año 2004. No tenía la financiación de nadie. Su base se conformó de los clientes que le conocían por su paso en anteriores empresas, y en un primer momento optó por trabajar con productos de terceros. Fue formando su cartera de clientes, hasta que llegó el punto en que decidieron pasar a desarrollar piezas a petición del demandante, de modo que se satisficieran sus necesidades personales. En 2014, la empresa dio un giro: decidieron disminuir la venta de tecnología de otros para potenciar la suya propia.

Seguridad digital, una demanda en auge

 “Detectamos que se empezaron a utilizar mucho los certificados digitales. Lo pedían Hacienda o la Dirección General de Tráfico. En un principio, este certificado se instalaba en un lápiz de memoria. Luego, se ponía en el ordenador y ya se podía usar. Pero surgió un problema: las empresas desconocían cuántos certificados digitales tenían, dónde estaban y qué uso se hacía de ellos, cosa que les preocupaba”, explica Rojo. Los certificados digitales permiten autenticar la identificación de una persona en Internet, por lo que el certificado digital de una empresa permite crear obligaciones vinculantes para esta.

Llegados a este punto, Rojo decidió crear un sistema que centralizara todos los certificados digitales de una empresa en un servidor, de modo que se pudiera controlar quién tiene los certificados, quién los puede utilizar, seguir el uso que se hace de él y cuándo expira. Rojo enfatiza en este último punto: “Es muy importante conocer cuándo expiran los certificados porque, si esto ocurre, la empresa no puede trabajar”. Posteriormente, quisieron dar un paso más allá y poner toda esta infraestructura en la nube. Es el último hito de la firma: el nebulaCERT.

Toda esta tecnología de seguridad digital es importante para las empresas porque con los certificados digitales, y demás, se puede actuar en nombre de la sociedad. En Víntegris se preocupan mucho por las garantías legales que tienen sus productos, así que cuentan con las máximas homologaciones que otorga la Unión Europea cumplen su último reglamento, el conocido como eIDAS. “Esto es lo que diferencia a Víntegris de las competidoras. Pero, por desgracia, en muchos casos se valora más el precio que la seguridad, la certificación, la calidad y las garantías legales”, lamenta Rojo.

La importancia de poseer un certificado cualificado

Rojo pone como ejemplo un contrato que ha firmado en nombre de su empresa desde el móvil. “Los certificados digitales facilitan la vida de las compañías porque les permite, entre otras cosas, firmar contratos sin la necesidad de estar ahí físicamente”. Dentro de los certificados, existen los certificados cualificados. Son aquellos que emite una entidad homologada y usando una tecnología certificada.

El procedimiento consiste en que cuando se tiene que emitir un certificado, se verifica la identidad del sujeto que debe usarlo, aquí se hace en persona y, cuando necesita usar un certificado digital, se le da un token, una especie de número secreto, que solamente conoce él y que le llega al móvil. Por lo tanto, la operación está reforzada con un código de seguridad que solamente conoce el sujeto en cuestión.

Los certificados cualificados aportan una ventaja significativa en los casos de conflicto: la carga de la prueba en un pleito. Por ejemplo, “si firmas un contrato con un banco mediante un certificado digital y tú dices que no has firmado ese contrato, la prueba la tienes que aportar tú porque el certificado es cualificado. El juez le dará la razón al banco. Y si la firma no es cualificada, quien tiene que aportar la prueba es el banco. De este modo, la empresa se quita la presión de tener que demostrar que esa persona realmente ha firmado”. Rojo explica, siguiendo esta lógica, que entre sus 90 clientes se hallan grandes entidades financieras, aseguradoras o compañías que realizan transacciones inmobiliarias y, en general, acciones que exigen “compromiso serio, formal y legal”. En algunos países, como por ejemplo Alemania, según explica Rojo, un certificado digital es equiparable en algunas operaciones a la firma notarial. “En España, de momento, un certificado no podrá sustituir un notario, porque la ley dice, por ejemplo, que una hipoteca debe inscribirse y formalizarse en escritura pública ante notario. Pero en muchas otras acciones sí que podrá utilizarse el certificado digital”.

Víntegris busca socios para expandirse al extranjero, sobre todo a Alemania y Dinamarca

 

El rol de sus socios es distribuir sus productos

 Los socios de Víntegris distribuyen su tecnología. Anteriormente, vendían directamente a través de un equipo de ventas, pero en 2017 Víntegris decidió cambiar el modelo de ventas y pasar a la distribución por parte de los socios. “La venta directa la dejamos para las cuentas muy grandes y algunas con mucha historia en nuestra empresa”. En un futuro, la intención de Rojo es que su empresa se dedique exclusivamente a la tecnología y a su desarrollo y, por otro lado, delegar en los socios todas las cuestiones relacionadas con los servicios.

Rojo detalla que tienen una red de partners “importante”. “Tenemos en Zaragoza, Barcelona, Bilbao, Madrid… Y seis en América Latina”. La elección de la región latinoamericana es meramente práctica: por el idioma. Ahora, han expandido su red en Gran Bretaña y buscan socios en Alemania y Dinamarca porque “están usando certificados como ellos los ofrecen”.

El negocio de la seguridad digital es complejo, y para el director general de Víntegris “todavía no ha despertado”. Su cifra de negocios ha disminuido, pero “la cifra de venta de tecnología propia ha aumentado. Además, hemos cambiado la forma de venderla: ya no la vendemos como producto sino como servicio: vendemos su uso”.

Víntegris cerró el año pasado con una facturación de 5,5 millones de euros en 2017 fue de 5,1 millones y tiene unos 70 trabajadores. La hoja de ruta de Víntegris consiste en hacer “músculo financiero en España” porque hay grandes operaciones en el extranjero que todavía no pueden abordar porque, por ejemplo, exigen abrir una empresa en ese país determinado para que te admitan los certificados que emites. Mientras tanto, se desarrolla este novedoso sector, que está en pleno auge regulatorio en un mundo donde todo pasa por la digitalización, y donde la seguridad cada vez preocupa más. Salvaguardarán su financiación con las tradicionales pólizas de crédito y contando con el Centro de Desarrollo Tecnológico Industrial (CDTI), un organismo fiscal que concede préstamos a largo plazo y de los que solamente debe devolverse una parte.

‘nebulaSUITE’, su producto más nuevo

En 2017 crearon nebulaSUITE. Es una solución integral que proporciona la infraestructura completa para emitir y gestionar los certificados digitales, así como la firma digital cualificada, y todo a través de servicios basados en la nube y protegidos por autenticación robusta.

Está diseñada para ordenadores y para dispositivos móviles y cuenta con la acreditación de las autoridades de la Unión Europea, pues cumple las exigencias del último reglamento comunitario de 2014, así como con la revisión del Centro Criptológico Nacional. Y, en 2016, la empresa se homologó como prestador de servicios de confianza.

 

PDF artículo original: El Economista_Facundo Rojo, Víntegris

Artículo original Online: El Economista

Leave a Reply